///Don´t cross the bridge
Don´t cross the bridge 2017-12-18T12:04:13+00:00

Recomendaciones

Catálogo expositivo

DON´T CROSS THE BRIDGE BEFORE YOU GET TO THE RIVER

La intervención del artista  Francis Alÿs  Don´t cross the bridge before you get to the river se llevó a cabo en 2008, en el Estrecho de Gibraltar que separa Europa y África.  Con tan solo  una distancia de tan solo 14 kilómetros entre continentes, es un lugar peligroso para los inmigrantes ilegales que intentan hacerse camino hacia un nuevo continente y una nueva vida.

Para Alÿs , “El Estrecho parecía el lugar obvio para ilustrar esta contradicción de nuestro tiempo : ¿Cómo se puede promover la economía global y al mismo tiempo limitar el flujo mundial de personas en todos los continentes ” Para ello , se llevó a cabo un ambicioso proyecto con la ayuda de los niños de ambos lados del Estrecho , España y Marruecos. Pidió a los niños hacer flotar barcos de juguete hechos con velas de paño y  sandalias. La idea era tener dos líneas de niños, uno de la costa española y otro de la costa marroquí, que encontrarse más allá del horizonte, crease un puente imaginario entre los continentes europeo y africano.

DON´T CROSS THE BRIDGE BEFORE YOU GET TO THE RIVER

La intervención del artista  Francis Alÿs  Don´t cross the bridge before you get to the river se llevó a cabo en 2008, en el Estrecho de Gibraltar que separa Europa y África.  Con tan solo  una distancia de tan solo 14 kilómetros entre continentes, es un lugar peligroso para los inmigrantes ilegales que intentan hacerse camino hacia un nuevo continente y una nueva vida.

Para Alÿs , “El Estrecho parecía el lugar obvio para ilustrar esta contradicción de nuestro tiempo : ¿Cómo se puede promover la economía global y al mismo tiempo limitar el flujo mundial de personas en todos los continentes ” Para ello , se llevó a cabo un ambicioso proyecto con la ayuda de los niños de ambos lados del Estrecho , España y Marruecos. Pidió a los niños hacer flotar barcos de juguete hechos con velas de paño y  sandalias. La idea era tener dos líneas de niños, uno de la costa española y otro de la costa marroquí, que encontrarse más allá del horizonte, crease un puente imaginario entre los continentes europeo y africano.